La aplicación correcta de la legislación laboral es el mejor método preventivo contra cualquier contingencia en la administración del personal. Su adecuada aplicación e interpretación ahorra en tiempo y esfuerzos contrarios al objetivo de los negocios y fines económicos que impulsan el espíritu emprendedor de las micro, pequeñas, medida y gran empresa.

 

Así mismismo el emprendimiento y las acciones dirigidas a su logro no deben apartarse de las aspiraciones básicas de los participantes en las distintas etapas y estructuras de las organizaciones.